My Blog

La mejor receta de albóndigas

albondigas-carne-molida-5-1536x1114

Si eres fanático de la comida italiana como la pizza y el espagueti a la boloñesa, ¡te encantará esta receta fácil de albóndigas! ¡En solo 30 minutos más o menos, tendrás una deliciosa comida casera en poco tiempo! Además, si quedan sobras, podrás congelar para comer después.

Ingredientes

Para hacer estas albóndigas italianas, necesitarás ingredientes simples. El perejil es opcional, sin embargo, es mejor agregarlo si las vas a preparar con espaguetis, pues agrega toneladas de sabor extra. Si las estás sirviendo con una salsa agridulce o si estás preparando las albóndigas en olla de barro, se recomiendo omitirlo.

  • Carne molida
  • Huevo
  • Migas de pan
  • queso parmesano
  • Cebolla
  • Ajo
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil (opcional)

¿Cómo hacer las albóndigas?

  • Combinar: Coloca todos los ingredientes en un tazón y revuelve hasta que se combinen. Si es necesario, agrega una cucharada de leche para mantener la mezcla húmeda.
  • Forma: Saca la carne del tazón y forma bolas de 1 1/2 ″. Luego coloca las albóndigas en una bandeja para hornear.
  • Hornea: Coloca en una bandeja para hornear preparada y hornea las albóndigas sin tapar durante 17-20 minutos, o hasta que el medio ya no esté rosado. Voltea a la mitad.
  • Cocina a fuego lento: Si lo deseas, cocina a fuego lento con salsa marinara durante 10 minutos y sirve sobre la pasta cocida.

Consejos para cocinar

  • ¡No mezcles demasiado! Mezclar demasiado puede endurecer la carne.
  • Usa una bola para galletas (una bola de helado también funciona) para que las albóndigas tengan el mismo tamaño. Esto asegurará que todas se cocinen igual.
  • Si tu mezcla está demasiado seca al combinar, agrega una cucharada de leche para mantenerla húmeda.
  • ¡Asegúrate de voltear las albóndigas a la mitad para que el fondo no se queme!
  • Si no tienes ajo fresco o cebolla a la mano, sustitúyelo con ajo y cebolla en polvo.

¿Puedo congelarlas?

Sí, en esta receta de albóndigas, definitivamente puedes congelar las sobras o hacer un lote doble para más tarde. Todo lo que necesitas hacer es dejar que se enfríen. Luego, transfiere las albóndigas a una bandeja para hornear limpia y congela durante 1 hora. Una vez que se endurezcan en el congelador, transfiérelas a una bolsa con cierre hermético o un recipiente para congelador. Etiquétalas y colócalas nuevamente en el congelador por hasta 3 meses.

Para descongelar, sácalas del congelador y agrega las albóndigas a la olla de cocción lenta con salsa marinara. ¡Solo cocina a fuego lento durante 2-3 horas para una cena fácil más tarde!